La independencia energética

La independencia energética

En el mes de septiembre se conmemora la independencia nacional, un proceso que ocurrió hace más de doscientos años, durante el cual el territorio se separó del Imperio Español, y gracias a ello nació México como un país independiente.

Más de dos siglos después de dicho acontecimiento es necesario independizarnos de algunos hábitos, que como sociedad hemos arraigado en nuestra vida y que debemos frenar   por el daño que le provocan a nuestro entorno, al ecosistema en el que vivimos y al planeta en general.

Cuando una práctica recurrente se convierte en hábito, y éste a su vez adquiere el valor de costumbre, la cual se vuelve parte de la “normalidad” en la que vivimos, resulta, aparentemente, imposible de modificar. 

Desde hace más de mil años el ser humano comenzó a utilizar el combustible hecho a base de petróleo, una mezcla de compuestos orgánicos que, a consecuencia del incremento desenfrenado de la población que se hizo dependiente de él, se convirtió en un recurso no renovable. El progreso tecnológico que ha sostenido la humanidad desde las revoluciones industriales, a través de los avances producidos durante la era contemporánea y hasta la posmodernidad, en la que hoy vivimos, está determinado por el consumo del recurso, también conocido como “oro negro”. Para darnos una idea de la necesidad que hoy en día tenemos del petróleo, aquí se mencionan algunos productos que lo incluyen en su elaboración, ya sea como el ingrediente principal o como una parte ellos: combustible para todos los medios de transporte con motor y máquinas industriales, gas, energía eléctrica, todo tipo de plásticos, cosméticos y una infinidad de artículos de consumo que en nuestra sociedad “necesitamos” para vivir.

Hubo un tiempo en el que, después de trescientos años de colonia, que es más de lo que México tiene de vida independiente, en un lugar llamado Nueva España, un grupo de personas pensó que había una forma más justa de vivir, creyeron en sí mismos y en que era posible un cambio para el bien común, y trabajaron para ello. Con esfuerzo y dedicación consiguieron su objetivo, vivir en un país independiente de España.

Aunque suene difícil de creer, todos somos responsables de solucionar los problemas de contaminación, calentamiento global y los altos costos que debemos pagar a consecuencia del valor del petróleo; la solución está en las fuentes alternas de energía, la energía solar, eólica, hidráulica, los biocombustibles y la más importante, la energía que aportes con tus hábitos para independizarnos del “oro negro”.

Las fuentes de energía alterna son renovables, por ejemplo, la que se obtiene de la luz solar, el viento produce energía eólica, que es aprovechada en varias regiones alrededor del mundo; la energía que se puede aprovechar del agua se identifica como hidráulica, y se aprovecha en lugares donde el flujo de ríos o mares es intenso; los biocombustibles son una alternativa sumamente valiosa por la reducción en costos a través de su utilización y que no afectan al ecosistema con su producción o uso, el más simple y común es la madera, uno más elaborado y que tiene los mismos beneficios ya mencionados es el bioetanol, el cual se obtiene a partir del maíz, la caña, el sorgo o la remolacha, Brasil es el principal productor mundial de este combustible  .

En este mes en el que se conmemora la Independencia, te sugerimos poner en práctica hábitos a partir de los cuales contribuyas a dejar de ser dependientes del petróleo, que con el paso del tiempo ha causado mucho daño a la humanidad.

Ésta es la primera de varias entregas durante el mes.

Te sugerimos dejar de consumir tantos plásticos, pues una gran cantidad de la basura que generamos es de este material, el cual  requiere de petróleo para su producción. Sustituye las bolsas plásticas por otras de tela y úsalas cada vez que vayas al supermercado; también evita utilizar platos, vasos o cubiertos desechables, y pon en práctica las 3R: Reutiliza, Reduce y Recicla.

Socializando este hábito se inicia nuestra “guerra de independencia energética”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*